El bronce de aluminio es un material fuerte, resistente a la corrosión en el agua de mar y naturalmente antiincrustante, lo que lo hace ideal para aplicaciones marinas.