El cobre es un material altamente conductor y es capaz de soportar picos de carga, lo que lo hace ideal para componentes eléctricos como esta abrazadera de cable.